Mujer

Pareciera que ser mujer es un crimen, y que por ende ser mujer es también un castigo inmediato al crimen mismo de ser mujer, ser niña y mujer es un doble castigo, ser niña, mujer, miembro de una minoría, ni hablar, ser niña, mujer, miembro de una minoría y ser pobre, no hay futuro alguno, ser mujer y no poder acceder a educación, ser mujer y ser inteligente, ser educada, ser mujer en si, ser mujer.
Tengo 29 años y una hija de 3 años, hace 23 años uno de los hermanos de mi papá intentó abusar de mi, en dos ocasiones, hoy lo veo como ve a mi hija y me temo lo peor, aunque sé que haría todo lo que pudiera y más por ella y su bienestar, y espero que nunca pase por cosas similares, nunca jamás.
Tengo 29 años y hace 13 años el que era mi novio se aprovechó de lo ebria que estaba en la fiesta en la casa de una amiga, un lugar seguro, gente conocida, me encerró en un cuarto donde según él hicimos el amor por primera vez, donde según yo, dormí mi borrachera porque no recuerdo nada, años, muchos años después un amigo me contó: "Como era su  novio pensamos que todo estaba bien", no!, no lo estaba!.
Tengo 29 años y hace 7 años decidí que podía salir con quién yo quisiera y responsabilizarme por la búsqueda y el encuentro de mi propio placer, todos me señalaron y me nombraron zorra, puta, perra, no hacía diferente a lo que hacían mis amigos varones, pero yo, por mi condición de mujer fui marcada, le fui infiel a mi novio, con quién no era feliz y terminé por lo menos cinco veces, quién siempre negó tener una relación estable conmigo para no perder su "ganado", le fui infiel y lo que mas le dolió y me lo dijo siempre fue que yo había hecho lo que él siempre pensó y quiso hacer pero no pudo, no fue capaz, no por respeto ni aprecio, estoy segura que fue porque no se le presentó la oportunidad, le fui infiel y fui socialmente apedreada, señalada, insultada, mortificada, con quién fui infiel pasó sin penas ni glorias, pobre, seguro ella lo obligó, él no tiene la culpa ni velas en ese entierro, claro!, es un hombre, la puta fui yo, por ser mujer y tener una mala pareja.
 Tengo 29 años y hace 5 años supe lo que era tener un orgasmo sin necesidad que mi pareja tuviera uno, "te viniste?, no, pero vos si y eso es lo que importa", que extraña me sentí, hasta descarada, injusta con él, "pero y vos?", no hay necesidad de ser tan complaciente siempre, me decía, claro, él sabía, tenía 20 años más que yo y mucho camino recorrido, él vivía el placer de distintas formas, de otras maneras.
Tengo 29 años y hace 5 años traté en mi EPS de que me autorizaran el procedimiento de ligadura de trompas, desde que tengo 8 años reniego de la maternidad, me parece irresponsable e innecesario traer mas criaturas a este mundo, a las amigas embarazadas de mamá les preguntaba porque eran tan inconscientes de traer mas niños a sabiendas de la enorme cantidad de niños que esperaban ser adoptados, en mi EPS les pareció que a mis 24 años no estaba lo suficientemente segura de lo que quería en la vida y probablemente me iba a conseguir un hombre que si quisiera tener hijos y mi deber era dárselos, desistí, que absurdas ideas de otras mujeres.
Tengo 29 años y hace 4 años por cosas de la vida quedé en embarazo de un hombre que recién conocía y con quién poco me entendía, a pesar de que la familia no estaba en mi proyecto de vida, cedí, acepté, todo bajo la premisa de un hogar establecido con ese ser, accedí y nació mi hija, inesperada y maravillosa situación que me dio el cosmos y acepté.
Tengo 29 años y hace 6 meses me dejaron, la familia y el hogar construidos y formados fueron destruidos por los deseos y necesidades egoístas del otro, hace 6 meses la gente me mira con lástima, revictimizandome con sus comentarios lastimeras, "Cómo estás?, cómo te sientes?, todo mejorará, seguro que si, ánimo, sé fuerte", falló mi relación de pareja pero la vida sigue, él esta bien, el que se fue fue él, el que tiene un nuevo amor es él, pobrecita, que pecao, NO! eso no me hace menos mujer, ni una pobre persona a la que hay que tenerle lástima, me hace una mujer de tantas a las que a pesar de darlo todo y hacerlo todo no les funcionó, el otro prefirió la novedad y todo lo que eso conlleva, no soy ni la primera, ni la única, ni la última y probablemente él no sea ni el primero, ni el único, ni el último, la vida sigue, conmigo o sin mi.
Tengo 29 años y estoy agotada de que mi condición de mujer siempre me esté condicionando, que los hombres sigan creyendo, pensando, sintiendo que para ellos todo esta permitido, sin importar nada mas que ellos. Basta de normalizar lo que no es normal, basta de perpetuar todas esas ideas de mierda, no somos menos, no somos más, no somos iguales, somos diferentes y en esas diferencias nos completamos, no más palabras hirientes entre nosotras, no más términos despectivos entre nosotras, no más malos tratos, no más irrespeto, no más intolerancia.
Tengo 29 años y me sueño un mundo para mi hija donde ella tenga mejores oportunidades en la vida, donde pueda salir de noche tranquila, vestida de la manera que quiera, donde los hombres no la vean como un objeto, ni piensen que pueden hacerla su propiedad, quiero que mi hija sea libre, opine, decida, basada en sus deseos, que sea lo que sea que ella decida ser lo pueda hacer y lo haga muy bien, sin necesidad de demostrar nada a nadie mas que a ella.

**

Porqué sos tan hostil?, tan altivo?, tan pendenciero?, porqué no podés estar tranquilo, bien, en paz?, porqué no podés simplemente disfrutar lo que te está poniendo la vida en frente?, porqué te tenés que negar todas esas posibilidades de estar bien, de surgir, de gozar?, cerrá la boca, poné la mente en blanco y empezá a sentir y dejá llevarte por eso, sentí! Llenáte de emoción, de sensación, de sentimientos, aprovecha todo eso, relajate, valoralo y disfruta, pero deja de pelear, de ser grosero, deja a un lado toda esa mierda y dedicate a disfrutar que si yo puedo y quiero, no veo porque vos no, cerré los ojos cuando bailemos y dejaté sorprender con un beso, nalgueame y sigamos bailando. 

*

Tan desafiante, tan impaciente, tan egocéntrico, tan joven, tan coqueto, esas cejas perfectamente dibujadas, esa nariz que tan bien le queda, esas pestañas cubriendo sus ojos, ojos de niño travieso que no se arrepiente de su última pilatuna, esa boca, que tuerce todo el tiempo, que tuerce para hablar, sus labios carnosos, constante tentación para besar, su barba, con esos espacios donde mis dedos encajan perfectamente cuando lo acaricio, tan hostil, tan malhumorado, tan agresivo, tan pequeño, tan fragil, tan tierno, tan amoroso, tantas ganas de hablar, de ser escuchado, de ser querido y apreciado, de bajar esa muralla, de quitarse la armadura, de recostarse en el pasto y mirar al cielo. Tan amable, tan cariñoso, tan preocupado, tan interesado, tantas ganas de abrazarlo, tantas ganas de besarlo, de perderme en sus besos, en sus labios, de fundirme en él con un abrazo, tanta risa, tanta diversión, sonrisas socarronas de medio lado, nervios al verlo, ansiedad de saberlo tan extraño, tan Dr. Jekyll, tan Mr. Hyde, tan bueno estar con él, tan bueno pasar juntos el tiempo y perdernos en el.

Cogita finem

1992, febrero o noviembre, ya ni sé, Fabián, 18 años, asesinado, días violentos en la ciudad, narcotráfico, poco recuerdo, pero siempre he tenido esa sensación que su muerte prematura fue un alivio para la familia, Fabián, mi tío calavera estaba relacionándose muy mal, con los que eran. 1994, noviembre, recuerdo muy bien este día, Nelson, 18 años, asesinado en la puerta de su casa cuando entraba de visitar a su novia, lo confundieron con Fabián, su hermano, quién llevaba dos años muerto, la familia estaba devastada, Nelson era un buen muchacho. 1996, era pequeña y delgada, cabía en casi cualquier parte, me metieron por una ventana para abrir una puerta, era de la habitación del párroco de San Cayetano, donde mi abuela iba a misa, era un anciano, alto, canoso, fornido, muy muerto, su cuerpo sin vida yacía tendido en el suelo de esa habitación de decoración antigua, un charco de sangre fluía de su cabeza, como en las películas lo piqué para cerciorarme que lo que pensaba que pasaba fuera real, "Abuela, está muerto", grité mientras trataba de destrabar el pasador que aseguraba internamente la puerta de esa habitación, al abrirla solo vi la cara de espanto de mi hermana mayor y la infinita tristeza que invadía a la hermana menor del sacerdote, aunque era menor la recuerdo tan anciana como mi abuela. 2007, muchas cosas en mi vida y en mi cambiaron, la muerte con su naturalidad y tranquilidad, para el muerto, comenzó a tornarse en uno de mis pensamientos mas recurrentes, otro era el ardiente deseo de encontrar el amor verdadero, el amor de la vida. La melancolía me empezó a determinar muchos momentos de la vida, la tristeza siempre estaba presente y esa idea de la muerte siempre estuvo ahí, ante cualquier circunstancia la muerte, ante cualquier duda, la respuesta siempre fue clara, evidente, ejecutarla era lo difícil, lo imposible, tanta debilidad por la vida, por no saber como acabarla, tantos planes, tantas formas, pero sin lograr concretar ninguna, tan bella la muerte, tan calma, tan tranquila, tan anhelada. 2013, conocí el amor, el verdadero, el de la vida, creía que era él, cuando en realidad siempre fue ella, dejé de pensar en la muerte, de anhelarla, de buscarla, de bailar con ella, me dediqué a la vida de cuento de hada, no tenía tiempo ni espacio para traerla a mis pensamientos, a mis sentimientos, de las pocas veces en las que sentía que una enorme parte de mi vida funcionaba. 2016, un castillo de naipes, así me sentía, un castillo de naipes en pleno huracán, que mierdero, aparecía esa idea, pero ya tenía que evitarla, me castigaba por pensarla, "Pues como!, ya no estás vos sola", lo logré, lo pude superar, tanto lío, tanto embrollo, tanto problema, él ya no esta, ok, la vida sigue, conmigo o sin mi, todo iba bien, pero vivir así no es vivir y de seguir viviendo así, pues que mejor momento para morir, ese silencio, esa calma, esa tranquilidad, "pues como!, no piense eso, ni se le ocurra, ud ya no está sola, no le haga eso a los que la quieren", y todo vuelve a ser igual.