La lógica de la alegría*

Tu risa al escuchar mi risa, tu mirada intensa que me escudriña recién me despierto, mi sonrisa al encontrarme con tu mirada, tus manos suaves que delicadamente me acarician la espalda, tu barba haciéndome cosquillas mientras me besas, caminar a tu lado, buscando tu mano para aferrarme a ella, para no soltarla nunca, para atraparte, tus dedos junto con mis dedos que bajo las sábanas se buscan, nuestras conversaciones sentados en un parque sintiéndonos tan  observados, tan señalados tal vez, nuestros pasos recorridos, sin rumbo, sólo por caminar, por estar juntos, por andar, con o sin sol igual me da, siempre que estés junto a mi, sentarnos un domingo soleado (vos diciendo gas el sol) a ver la gente pasar, posar, con sus dinámicas, sus rutinas, sus realidades, ser crueles, reírnos, ser ácidos, darnos un beso y llenarnos de dulzura, planear otros domingos, otros caminos para recorrer, comer del mismo vaso y que me dejes la última fresa, comerte esa pasa que yo rechacé, regañarme como un papá, no aguante sol, cuide los tatuajes, porque "hasta culturas tan letradas como los griegos y los romanos lo hacían", reír conmigo, reír de mi, reír de ti, dejar que a pesar de todo lo que te digo sólo me "jales los cachetes", que no necesitemos palabras para comunicarnos porque tenemos la música, que nos abracemos, que nos besemos, que nos miremos y nos digamos te quiero.

*:)

Así como así

Así, así como tan de repente?, tan de la nada, tan así?, si, así, así tan así, estás segura?, total y completamente segura, como trato de estarlo siempre en la vida, alguien me decía algo que dije con mucha frecuencia durante mucho tiempo, años atrás, pero que con todo lo que había atravesado en la vida lo había dejado en el olvido, ella me dijo: Las mejores cosas pasan en los momentos menos esperados, recuerdas?, sólo pude sonreír, porque esto era lo que estaba experimentando, lo que estoy viviendo, esa dicha que sentía tan lejana, tan olvidada, ese romance real que había perdido entre tanta falsedad, así tan así, así tan de repente, así con tanta seguridad de lo que siento, de lo que vivo, de lo que quiero, así como así, así es como disfruto este momento, de repente, de la nada y con toda.

Mientras lo escribía escuchaba esto: http://www.youtube.com/watch?v=rqUcvqHNy9k


Nosotros

Lo que vos creías que era yo, lo que yo creía que eras vos, ni lo uno ni lo otro, lo somos pero como versiones de lo que queremos mostrar, lo que soy realmente, eso que viste, eso que el frío te ayudo a ver, eso que sos vos, eso que la noche me mostró, eso que pocos conocen, vos y yo, tan diferentes, tan iguales, en la misma búsqueda, con la misma duda, somos uno entre mil, eso que somos, esa diferencia que nos une, eso que somos esa igualdad que nos tenía alejados, eso que fuimos, eso que queremos ser, eso que esperamos ser, vos y yo, el romance, la música, eso que conocíamos, eso que nos decían, eso que ya no vale, porque profundamente nos conocimos, nos vimos como en realidad somos, nos desnudamos y lo supimos, en detalle, paso a paso, pedazo a pedazo, nos unimos, nos juntamos, nos conocimos, y nos enamoramos de esos desconocidos que conocíamos, de esos nosotros que pocos, muy pocos conocen, de esos vos y yo que seguirán conociéndose, de esos nosotros que hablamos mejor con la música de otros que con nuestras palabras, de esos nosotros que entre risas nos conocemos.

(Aviso una oleada salvaje de escritos románticos)

Los Supertramp

*Para que entienda el título de este escrito le recomiendo que se vea Into the wild.

Hace unos meses, gracias a un amigo, descubrí un espacio mágico en Santa Elena, es su casita de descanso, es hermosa, aunque el frío no me guste tanto, ir a la casita me encanta, siempre iba con él, pero esta vez decidí aventurarme e ir sola y emprender una aventura académica, dedicarme a la lectura y escritura del trabajo de grado mas demorado de la historia de la facultad de Psicología de la Universidad pontificia bolivariana, , increíblemente mis niveles de concentración y comprensión se incrementan allá, esta aventura no la emprendí sola, me acompaño un soñador, quién también buscaba un espacio para la academia, él también tiene líos con su trabajo de grado, nos encontramos en el centro de la ciudad, llegué temprano, después de muchos meses de no vernos, él apareció, llegamos al parque de Santa Elena y la aventura se puso densa, caminar desde ahí hasta la casita, Cuántos kilómetros son?, No sé, Cuánto tiempo es?, No sé, Hacia que lado es?, Yo creo que..., mal, soy el peor GPS humano, me confundo con la izquierda y la derecha con el subir y el bajar, pero nada, hágale, camine, debe ser cerca, preguntas, miradas, silencios, sonrisas, Quiere que le ayude con la maleta?, No, gracias, Quiere agua?, Si, por favor, Falta mucho?, Como 4 canecas y llegamos, 3 horas después Mira, la casita, a él le encanto, por que así es, la casita encanta, es mágica, frío, mucho frío, música, muy buena música, el Ipod no fallo, hasta me gusto su contenido, mas conversaciones, mas silencios, mas miradas, mas sonrisas, un abrazo, una caricia en la mano, un beso, la música suena, la luz de las velas se está consumiendo, Tengo frío y sueño, me voy a la cama, Puedo ir?, Claro, mas abrazos, mas besos, mas conversación, la música suena y dormimos. Otro día, el sol lo avisa, Agh el sol!, leamos, estudiemos, en la noche mas besos, mas abrazos, mas caricias, 3 horas caminando juntos por una carretera, con rumbo fijo pero sin la seguridad de llegar, 3 años de conocernos, de hablar, y justo es en la casita donde el camino que andábamos en solitario se nos junto y donde decidimos tomarnos de las manos, querernos y recorrerlo juntos.

Si

Vos en lo tuyo, yo en lo mío, ese era el trato, nunca dijimos nada pero lo asumimos, esto es lo mejor, se supone que para los dos, vos allá, yo acá, tremenda separación, yo en el sur, vos en el norte, vos en el oriente, yo en el occidente, vos con ellos, yo con ellas, te quedaste con el vodka yo con el whiskey, era lo mejor, era lo mejor para los dos, no podíamos estar juntos, no debíamos estar juntos, yo te quería, vos me querías, pero no se podía, ya ni recuerdo porque, yo sé que alguna noche mientras nos abrazábamos me lo dijiste, pero no recuerdo que, yo sé que dije que si, que estaba bien, que entendía, que lo sabía, que si, pero ni me acuerdo a que le dije si, ha pasado mucho tiempo, o así lo siento desde esa última vez, ese último beso, ese último abrazo, ese último te quiero, yo sé que dije que si pero ni se porque, tuve que aceptarlo, el tiempo ayudó, el tiempo y otros abrazos tal vez, el tiempo y el cansancio, porque estar pensando siempre en vos era agotador.