*

Tan desafiante, tan impaciente, tan egocéntrico, tan joven, tan coqueto, esas cejas perfectamente dibujadas, esa nariz que tan bien le queda, esas pestañas cubriendo sus ojos, ojos de niño travieso que no se arrepiente de su última pilatuna, esa boca, que tuerce todo el tiempo, que tuerce para hablar, sus labios carnosos, constante tentación para besar, su barba, con esos espacios donde mis dedos encajan perfectamente cuando lo acaricio, tan hostil, tan malhumorado, tan agresivo, tan pequeño, tan fragil, tan tierno, tan amoroso, tantas ganas de hablar, de ser escuchado, de ser querido y apreciado, de bajar esa muralla, de quitarse la armadura, de recostarse en el pasto y mirar al cielo. Tan amable, tan cariñoso, tan preocupado, tan interesado, tantas ganas de abrazarlo, tantas ganas de besarlo, de perderme en sus besos, en sus labios, de fundirme en él con un abrazo, tanta risa, tanta diversión, sonrisas socarronas de medio lado, nervios al verlo, ansiedad de saberlo tan extraño, tan Dr. Jekyll, tan Mr. Hyde, tan bueno estar con él, tan bueno pasar juntos el tiempo y perdernos en el.

No hay comentarios:

Publicar un comentario