La física cuántica y la incertidumbre

Lo que más angustia de la incertidumbre no es el desconocimiento de las consecuencias de determinados actos, lo que mas angustia es tomar una decisión, hablar, besar, amar, lanzarse, verbalizar eso que genera la incertidumbre, yo siento, yo opino, yo creo, y el temor, espantarse por ese vacío ahí en el estómago, esa debilidad, ay me derrito, esperar que se dé la oportunidad para que tu deseo se cumpla, lo que siempre quisiste, anhelaste, deseaste, que la sintonia existiera, que el camino fuera el mismo, que el sentimiento fuera mutuo, eso es lo que realmente angustia, el rechazo, una respuesta no deseada, ay la expectativa, la que mueve la vida de tantos, esa emoción de obtener lo deseado, ahí, está ahí junto a saber que no siempre obtenemos lo que deseamos, lo que queremos, a saber que así como quiero pueden no querer, con la misma pasión y devoción que se ama, se puede odiar, saber que como puedo ganar puedo perder, saber que si gano mi deseo será disfrutado y saber que si pierdo el deseo no desaparece completamente, puede seguir latiendo, ardiéndote en las entrañas porque ahí se quedará, esperar que se desvanezca o que se modifique, dejar de desear con prontitud, tener que continuar como si nada mientras esto pasa al olvido, mirar, soñar, olvidar, incertidumbre disipada, cero ganancia, seguir con la vida, ocuparse no preocuparse, darle tiempo, relajarse, fluir y volver a sentir incertidumbres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario