Contigo

Por esta canción surgió este escrito, escúchela, es bien bonita. 

El sofá, vos y yo, acostados un sábado en la noche después de comer, escuchando música, está canción suena, no es mi música favorita, pero con vos la había aprendido a apreciar, nos brindaba una excepcional compañía en todos nuestros momentos de calma, recuerdo que me cantabas "y morirme contigo si te matas, y matarme contigo si te mueres, porque el amor cuando no muere mata por que amores que matan nunca mueren", yo sonreía, después de tantos años, después de tantas cosas, después de tantas personas y ahí estábamos, vos y yo, después de 10 años de amistad, acostados en un sofá diciéndonos que el amor nos iba a matar, paso el tiempo y el amor cambio, yo me fui, tenía que hacerlo, era lo que quería o tal vez lo que creía que necesitaba en ese momento, ya ahora no importa, hoy a sido un día difícil, algo pasa, me siento a medias, me siento tan vacía, tan llena de nada, me siento diferente, no soy yo, algo pasa, es un exceso de sensibilidad, de incomodidad con la piel, de desesperación con lo que pasa o con lo que no pasa, es una sensación molesta,  cuando escuché esta canción hace dos horas por que mi madre la escuchaba, me sentí tranquila, en calma, recordé esos momentos, el sofá, vos y yo, extraño esa situación, añoro esa sensación, esa calma, esa tranquilidad, ese confort y esa seguridad que se siente cuando uno está en un sofá, cuando aún teniendo problemas, dudas, dificultades, aún con compliques, se pueda agarrar de la mano de quién lo comparte con uno y sentirse respaldado, en un punto de equilibrio, en calma, tranquilo, llenito, sin vacíos, esa sensación es la que mas extraño...

No hay comentarios:

Publicar un comentario