Come Here

La semana pasada visitaba la capital, todo por Interpol, una de mis bandas del corazón, la tengo ahí bien puesta, llena de energía, de recuerdos, de vida, con ella solía quedarme dormida en casa de alguien, la voz de Paul Banks nos arrullaba, con una canción de ellos solía desgarrarme el alma pensando en aquel que decidió darle el amor que me daba a otra, con los sonidos de esa hermosa banda lograba concentrarme en mis labores académicas, con ellos lograba un mayor feeling con esa media naranja musical, Interpol, que banda, que sonidos, que voz, fui hasta Bogotá por ellos, no fue fácil, mi salud no era la mejor, pero este momento no sucedería jamás, así que me aventure y tome rumbo a la capital al lado de la media naranja musical, disfrute, muchísimo lo hice, escuché a Paul Banks, fue como si solo me cantara a mi, al oído, como cuando me arrullaba en casa de ese alguien donde solía dormir, lloré, lo reconozco, lo hice, le extraño de alguna manera, se que no vale la pena ya, pero así es, canté C'mere a todo pulmón, con el alma desgarrada, pero con cada frase el dolor se iba, al final termine con una sonrisa, calma, todo fluye y todo pasa, el dolor no es para siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario